19 de abril de 2013

Minera lleva cuatro meses sin usar caldera a gas licuado: se cambió a energía solar

Resignados estaban en una compañía suministro de gas, al constatar que la Minera Constanza (una mina de cobre de pequeña escala de la Región de Antofagasta) hacía ya cuatro meses que no utilizaba los volúmenes usuales de gas licuado que les eran demandados mes a mes. La respuesta al misterio era que la cuprífera había instalado una planta solar térmica para abastecerse del calor necesario para llevar a cabo el temperado de electrolito, proceso propio de la obtención de electrolitos de cobre: se habían cambiado a la energía renovable no convencional.

Minera Constanza se asoció con la empresa de gestión energética Enermine que les ofreció un modelo revolucionario: inversión a costo cero para la minera de un sistema de alimentación solar térmico para calentar el electrolito a cambio de un contrato de suministro directo de energía por 10 años. El resultado es que en tres meses de entrada en funcionamiento del sistema, la caldera ha quedado reducida a un sistema de respaldo: El 100% del calor se obtiene gracias a la energía renovable del sol.

Por otro lado, los costos operacionales mensuales del temperado de elctrolito bajaron de $6.500.000 a $5.200.000, y ha medida que aumenta el precio del combustible fósil, el ahorro se hace aun mayor año a año. La planta solar térmica Pukará de Hatur de la empresa Enermine se encuentra ubicada a 30 minutos de la ciudad de Antofagasta en el camino a Calama y es una innovación a nivel nacional, no sólo por el modelo de negocio, sino además por la tecnología utilizada. Es una planta que ocupa un área colectora de 404 m2, con colectores solares de placa plana, con una capacidad de generación de 540 MWht/año. No tiene piezas móviles y es de fácil mantenimiento, lo que es una ventaja sobre otro tipo de tecnologías similares. Modelo ESCO. La planta tiene una vida útil estimada en 25 años y abastece de calor al proceso de electrowinning de la mina Constanza, proceso que requiere de temperaturas cercanas a los 45 º C. La minera Constanza tiene una capacidad de producción de 50 ton/mes de cátodos de alta pureza.

Christian Malebrán, gestor de proyectos del Centro de Energías Renovables, explica que el “sistema completo no requiere de operarios en el lugar, puesto que cuenta con una serie de sensores conectados a un data logger que permite monitorear unas 40 variables del proceso a distancia, incluso desde un celular. Otra ventaja del proyecto es que el agua puede ser almacenada a unos 95 ºC en promedio, lo que permite mantener el despacho de energía para temperar el electrolito en forma continua  las 24 horas del día”.

La planta termosolar utiliza el sistema ESCO como su modelo de negocio. En la práctica, esto significa que Enermine realiza la inversión e instalación de los equipos, la operación y mantención de la planta, y pacta con su cliente –Minera Constanza, en este caso- un precio de venta de la energía térmica. El modelo ESCO permite que empresas especializadas diseñen, desarrollen, instalen e incluso financien proyectos de ERNC con el objeto de favorecer la eficiencia energética. “Con esto se pueden reducir costos de operación, haciendo que la empresa mandante pueda concentrarse en sus propios procesos productivos; la gestión de la energía queda en manos de expertos que ayudan a aprovechar las ventajas de las fuentes renovables no convencionales”, sostiene la directora ejecutiva del Centro de Energías Renovables.

Con el formato ESCO se deja el diseño/instalación/operación de la planta solar a un especialista, lo que garantiza los resultados esperados y el beneficio para ambas partes. En otros países, el formato ESCO se ha masificado por esta misma razón y, por el contrario, muchos proyectos de ERNC han ido quedando en el camino producto de una inadecuada operación y mantención. El CER forma parte de la Mesa Público-Privada que de Fomento al modelo ESCO que busca consolidar en el país ejemplos como el de Minera Constanza y Enermine. En total, seis instituciones están trabajando para proponer cambios regulatorios que impulsen el desarrollo de estas empresas y mejorar el diseño, implementación y éxito de programas como el caso de estas dos empresas visionarias del norte del país.

Sitios relacionados