11 de junio de 2014

Estudio de Reino Unido señala a Chile como líder potencial de energía marina

003

El estudio realizado por la embajada de Reino Unido, asegura que de aquí al 2020 la energía marina será competitiva y que Chile posee el potencial teórico bruto más alto del mundo, el mejor factor de planta y la posibilidad de producir este tipo de energía, con costos hasta 30% más bajos que en Reino Unido.  

Al menos 100 MW al año, de energía proveniente de las olas, podrían ser instalados en Chile a partir de 2020, cuando la energía undimotriz sea competitiva comercialmente, revela el estudio realizado por la Embajada de Reino Unido en Chile: “Recomendaciones para la Estrategia de Energía Marina de Chile: un plan de acción para su desarrollo”.

Este estudio combina el conocimiento sobre la situación energética en Chile con la experiencia y el conocimiento obtenidos durante más de una década de actividad internacional en la energía marina, especialmente en Orkney, Reino Unido, donde se han implementado 20 dispositivos para la energía undimotriz y mareomotriz, y otorgado 11 áreas de uso comercial.

Además, incluyó la participación de más de 200 organizaciones, entre ellas el Ministerio de Energía y el Centro de Energías Renovables (CER), y personas mediante entrevistas y talleres realizados en nueve de las quince Regiones de Chile, con el fin de delinear recomendaciones para el desarrollo de la energía marina en Chile.

Andrés Bauzá, especialista del CER que participó en el estudio, asegura que “Es un excelente diagnóstico que aportará mucho al momento de definir una hoja de ruta para la energía marina en Chile. De hecho, recomienda que en una primera etapa de desarrollo de energía marina, el foco no debería estar en el mercado eléctrico, sino que en otras áreas -como la desalinización y las zonas aisladas- donde puede ser más competitiva por la madurez tecnológica del sector”.

“La energía undimotriz es el recurso renovable más importante de Chile”

La energía undimotriz es el recurso renovable más importante de Chile. Se estima que el potencial teórico bruto es de 240 GW según un estudio realizado por Baird & Associates S.A., y la actividad del oleaje es lo suficientemente intensa como para producir energía en toda la costa del Pacífico.

“ Se podría decir que Chile es el mejor lugar del mundo para la generación de energía undimotriz, con más de 4.000 km de costa expuesta a constantes oleajes de alta energía, además de concentrar toda la demanda de energía en la costa o relativamente cerca de ella, debido a la angosta geografía del país”, asegura el estudio.

Los niveles de energía promedio varían entre 20 kW/m en el norte de Chile a 50 kW/m en Los Lagos y los factores de planta para proyectos de energía undimotriz en Chile se encuentran entre los más altos en el mundo (50%), debido a la alta consistencia de las olas (Monárdez, et al., 2008).

Oportunidad país

El hecho de que la energía marina aún no se ha comercializado, significa que “Chile tiene la oportunidad de jugar un papel relevante en su desarrollo y establecer una capacidad de fabricación que sería difícil de lograr en industrias más consolidadas, como la energía eólica y solar, donde el equipamiento es principalmente importado”, asegura Bauzá.

El estudio, señala áreas específicas para el desarrollo de la energía marina que han recibido menor atención hasta ahora y donde Chile podría alcanzar un rol de liderazgo. Entre ellos se encuentra:

  • Uso de la energía undimotriz para la desalinización o bombeo marino: el Gobierno de Chile estima que para 2020, la industria minera del cobre requerirá 6,3 TWh /año solamente para este propósito.
  • Desarrollo de sistemas de energía marina de pequeña escala para miles de comunidades aisladas, granjas salmoneras y sitios turísticos, con acceso limitado a energía y/o agua.

Chile tiene una gran oportunidad para ser líder tecnológico en energía undimotriz, según este estudio, y además posee ventajas competitivas frente a otros países porque; El costo de la fuerza laboral en Chile es más bajo que en el Reino Unido, por lo tanto, los proyectos se podrían desarrollar a un costo menor; El costo de embarcaciones generales, tripulación y buzos, también es menor en Chile que en muchos otros mercados; y existen varias zonas de libre comercio, además de incentivos tributarios en los extremos norte y sur de Chile.

De hecho, en base a el estudio comparativo entre Chile y el Reino Unido realizado como parte de este proyecto, se estima que el costo de la energía mareomotriz puede ser un 16% menor en Chile que en el Reino Unido (debido principalmente a los menores costos de la fuerza laboral y las embarcaciones estándares), y posiblemente un 30% menos en el caso de la energía undimotriz, (debido a los factores nombrados anteriormente y al aumento en producción energética).

Las tendencias actuales, indican que la energía marina debería ser capaz de competir con otras formas de energía renovable en la red de electricidad principal para mediados de la década de 2020. Esto se deberá principalmente a que el costo de la generación por diesel aumentará y el costo del transporte sumará el 27% a este costo en las zonas remotas.

Por otro lado, habrá un aumento moderado, por debajo de la tendencia actual, en el costo de la electricidad en las redes chilenas SIC y SING, siendo esto un reflejo de las medidas previstas para reducir estos costos, que son en parte, compensadas por los crecientes precios de los commodity.

La estrategia que debería tomar Chile frente a la energía marina, debería desarrollarse con foco en la energía undimotriz y tendría que definir un marco regulatorio, definir concesiones marítimas, permiso y licencias, y una planificación marina, potenciar la Investigación, el Desarrollo e Innovación, invertir en infraestructura y en la cadena de abastecimiento, y definir canales de financiamientos claros.

Estrategia que iría en línea con uno de los objetivos de la Agenda de Energía presentada por la presidenta Michelle Bachelet, que busca dar “un uso adecuado, inteligente e innovador” a los recursos naturales disponibles, dentro de los que destaca la oportunidad dada por la energía de los mareas, las corrientes y la olas a lo largo de sus costas.

Vea el estudio completo

Sitios relacionados