6 de marzo de 2012

El CER en primer Viaje Comercial en Chile con Biocombustible

Este miércoles 7 de marzo, un equipo del CER  será parte de esta experiencia piloto y que marca un hito en la aviación comercial en Chile.  

Será un viaje a la ciudad de Concepción, con la participación del Subsecretario de Energía y la Ministra de Medioambiente, los ejecutivos de  la aerolínea, Ignacio Cueto – Gerente General LAN Airlines S.A., Jorge Awad – Presidente LAN Airlines S.A., además de diferentes medios de comunicación y empresarios.

Algunos antecedentes:

 Primer Vuelo con Biocombustible LAN

El primer vuelo comercial con biocombustible de segunda generación –que no compite con las fuentes de alimentación ni con recursos básicos- en Sudamérica es hoy una realidad. La iniciativa es fruto del histórico compromiso con la innovación y la sustentabilidad de LAN y COPEC, y representa un llamado a trabajar por el desarrollo y la incorporación efectiva de estas fuentes energéticas.

La industria aérea tiene exigentes metas para la incorporación del biocombustible en sus operaciones. Llegar al año 2020 con un 5% del combustible proveniente de fuentes renovables es un gran desafío.

Es por esto que LAN y COPEC –a través este significativo vuelo-, se unen este día, en la apuesta por incentivar el desarrollo de una industria de biocombustible sostenible para Chile y la región.

 

*¿Qué se logra con este vuelo? 

LAN y COPEC marcan un hito en la historia del mercado aéreo en Sudamérica, al impulsar el primer vuelo comercial de la región que utiliza biocombustible de segunda generación, que no compite con las fuentes de alimentación ni con recursos básicos.

Se realizará este significativo vuelo en un Airbus A320, que utilizará la ruta entre las ciudades chilenas de Santiago y Concepción, y que usará un biocombustible proveniente de residuos de aceite vegetal refinado.

Al utilizar este tipo de biocombustible, se redujeron significativamente las emisiones de gases de efecto invernadero, ya que no se emite C02 adicional a la atmósfera ¿La explicación? El combustible tradicional utilizado en la aviación procede del petróleo y al utilizarlo en el avión se libera CO2. En el caso de utilizar biocombustible, el CO2 emitido es casi el mismo que fue capturado por un cultivo vegetal durante su crecimiento, con lo que no hay emisión adicional de CO2.

En este sentido, alianzas como la de LAN y COPEC, buscan minimizar aún más el impacto de sus operaciones en el medio ambiente, incentivando el desarrollo de estas energías alternativas, y generando un aporte al desarrollo económico, ambiental y social de la región.

 

*¿Qué es y de dónde viene el biocombustible para la aviación?

El biocombustible puede producirse a partir de cualquier material renovable de carbono biológico. Sin embargo, las fuentes más comunes son las plantas que absorben el dióxido de carbono (CO2) y usan la luz solar para crecer. A nivel mundial, el biocombustible es más comúnmente utilizado para el transporte, la calefacción, la energía de generación de motores estacionarios y para cocinar.

Las fuentes de materia prima más comunes para la fabricación de biocombustible son plantas ricas en azúcares y algunos tipos de aceites.

Sin embargo, los utilizados en este tipo de vuelos pueden ser obtenidos de plantas tales como algas, jatropha, halófitos y camelina, o residuos orgánicos como los aceites vegetales,  que pueden ser procesados, quemarse directamente o ser convertidos por procesos químicos para hacer un combustible de alta calidad.

Éste se conoce como biocombustible de segunda generación, que proviene principalmente de materias primas sostenibles, que en su producción no compiten con la industria alimentaria y tampoco usan superficies cultivables por la humanidad.

 *Biocombustible – el abastecimiento diversificado

Para la aviación, el biocombustible de segunda generación cumple con todas las especificaciones técnicas, y tiene las mismas características que el kerosén de aviación, combustible que se utiliza en los vuelos.

Este tipo de energía ya es empleada en el mundo por otras aerolíneas con éxito, demostrando que es una alternativa concreta y que entrega resultados muy beneficiosos para el desarrollo de la aviación comercial.

La creación de una industria de biocombustible globalmente diversificada podría reducir la exposición de las líneas aéreas a la volatilidad actual de los costos del combustible, dada principalmente por las oscilaciones del precio del barril de petróleo. En LAN y COPEC creemos en el desarrollo de este tipo de energía como una alternativa atractiva, ya que su producción se puede dar en una mayor diversidad geográfica, reduciendo el impacto ambiental y, en un cierto grado, independizándose del precio del crudo.

Otra de las grandes ventajas de éstos es que las materias primas requeridas pueden ser cultivadas en muchos lugares del mundo, donde la industria de la aviación lo necesita. Puede ayudar así a la creación de empleos y cadenas de suministros en las localidades donde se produzca.

Existen varios países con terrenos considerables que hoy son inviables o marginales para cultivar alimentos, pero que serían adecuados para cultivar biocombustible. Así, muchas de estas economías (en muchos casos, países en desarrollo) podrían beneficiarse en gran medida de una nueva industria como la aviación sostenible.

Sitios relacionados