5 de diciembre de 2015

Tecnología Fotovoltaica

Los sistemas fotovoltaicos están compuestos por un conductor que convierte la energía solar en corriente continua. Mientras mayor sea la intensidad de la radiación solar, mayor será la producción de energía eléctrica, pues es el recurso esencial para la instalación de paneles fotovoltaicos. Chile se caracteriza por una buena recepción de radiación, a pesar de que es un recurso oscilante a lo largo del año.

Los sistemas de celdas fotovoltaicos no necesitan luz directa para operar, sino que pueden generar energía en días nublados, los que incluso pueden dar mejores resultados que los días completamente despejados, debido a la reflección de la luz.

Los módulos fotovoltaicos se dividen en dos categorías:

– Silicio Cristalino, los cuales corresponden al 85-90% del mercado mundial, subdivididos en dispositivos monocristalinos y policristalinos.

– Thin Film, que corresponden al 15% restante de la venta de módulos fotovoltaicos, y que se subdividen en dispositivos de silicio amorfo, Cadmio-Telurio y Copper-Indium-Diselenide.

Existen otras tecnologías emergentes, como la de Concentración Fotovoltaica, la que utiliza un sistema de concentrados óptico para enfocar los rayos del sol a celdas de alta eficiencia.

Estos módulos fotovoltaicos conforman sistemas de generación de energía al combinarse con inversores, baterías y sistemas de montaje. Estos sistemas de generación pueden ser unidos unos a otros para alcanzar mayores capacidades de obtención de energía, llegando desde algunos Watts a varios MegaWatts. Por ello, el rango de potencia asociado a los equipos fotovoltaicos es bastante amplio, pudiendo abastecer la demanda básica residencial, e incluso demandas mayores por su utilización en paralelo y sin límite de número.

Además, los paneles fotovoltaicos cuentan con sistemas de almacenamiento de energía que les permiten guardar energía para horarios de nula radiación. Su instalación debe realizarse en zonas donde haya poca obstrucción a los rayos del sol, siendo su mantención sencilla cuando se trata de instalaciones de nivel doméstico.

La eficiencia de conversión de la generación fotovoltaica es variable según el tipo de tecnología usada y fluctúa entre el 6 y el 25%.

Sitios relacionados