5 de diciembre de 2015

Corrientes Oceánicas

Esta tecnología busca aprovechar las grandes corrientes oceánicas para la generación de energía eléctrica. Por esta razón necesita de dispositivos que operen mar adentro y a mayor profundidad. Esta tecnología tiene menores efectos sobre la fauna marina y el entorno, y podrían ser instalados con una densidad cercana a 37 unidades por kilómetro cuadrado.

Su costo de inversión se estima desde los 6000 a 7800 dólares por kilowatt-hora. Sin embargo, al 2030 se espera que la cifra baje, llegando a un costo de 410 dólares por KiloWatt-hora.

En la actualidad sólo existen prototipos funcionando en Europa, los cuales se emplazan en Irlanda del Norte y generan 1,2 MegaWatts de potencia por unidad.

Sitios relacionados